domingo, septiembre 13, 2009

Los personajes y sus caracterizaciones


Locos, este sábado 12 de septiembre, me olvidé de darles un ejemplo decente de caraterización. Estoy posteando, ahora, un fragmento del cuentista colombiano Antonio Ungar, que a mí me parece fantástico. El cuento se llama " El circo Lumani de los olvidados". A continuación, coloquemos sus ejemplos de personajes caracterizados por sus rasgoz físicos:


" En las graderías, mientras tanto, los muertos, los protagonistas, solo piensan en cosas como un sudor incómodo en la cintura, una costra inalcanzable en algún rincón de la espalda. En el charco espeso de la entrada, en alguna moneda negra de dos pesos en le bolsillo izquierda. En la nuca sucia de otro muerto, que es la nuca sucia del mismo muerto, también..."


Otro texto del auto, muy bueno, por cierto, aquí:



Esperos sus ejecicios.

19 comentarios:

  1. Sobre "El Circo Lumani de los olvidados" no comprendí a quién se refiere el autor. Menciona las graderías, pero ese no es el lugar del público? Entonces cómo pueden ser los protagonistas?

    El texto del enlace me gustó muchísimo, me encanta la idea de crear una historia a partir de una imagen. La verdad es que si las fotos hablaran...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. A continuación mi párrafo sobre un personaje y su defecto físico:

    Llega la hora de salir y él se da la última revisada en el espejo. Mira con aprobación su bronceado y atlético cuerpo. Sube la mirada y se encuentra con unos ojos oscuros enmarcados por gruesas cejas, unos labios carnosos que dejan entrever una dentadura perfecta y un peinado de actor de cine. El quiere desesperadamente terminar en ese punto la revisión, pero ella, soberbia y airosa, no se deja ignorar. Su descomunal y larguirucha nariz se burla de él en el espejo y le recuerda que esta noche ella será la protagonista.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, cómo saben que me gusta hacer más de lo que me piden. Pues, ahí escribí 4 historias... espero alguna les guste un poquillo.

    César.


    El corazón de Ana María.
    Ana María ha cumplido hoy sus 65 años de edad. Yace acostada boca arriba sola en su cama sintiéndose exhausta, agotada pero feliz, abrumadoramente feliz por haber escuchado cuan contentos y felices estaban sus familiares y amigos en su, tal vez, última fiesta de cumpleaños. Su carácter alegre, decidido, pujante, cálido y humano la convirtió en un símbolo del cariño y sueños alcanzados para todas las personas del pueblo. Su casa nunca estaba vacía y siempre tenía algo que brindar a sus invitados que cuando llegaban en grupos les decía “Siéntense, siéntense, están en su casa. Ya saben que si tuviera piernas correría a abrazarlos, y si tuviera brazos los abrazaría fuertemente hasta que el aire les falte y si pudiera ver no me perdería sus miradas y sus sonrisas.” Su palabra agradable y certera sacaba de cualquier problema a quien se atreviese a contarle sus penas.

    El ojo loco.
    Tengo este ojo que se me va. Se me va y no sé como ponerlo en su sitio. Me lo toco una y otra vez pero se me va. Ahora parece que tiene ganas de verme el cerebro. La otra vez se empeñó en verme el entrecejo y hace dos meses me miraba la oreja. Siento que tiene vida propia. Me cuesta trabajo hacer que haga lo que se le ordena. Ojo del mal, me tiene harto. Una vez, cuando pensaba que todo estaba controlado me atreví a tener una cita. Aquella noche mientras cenaba con Carmita, el ojo se me desvió a sus pechos voluptuosos. Puedo imaginarme lo que debe haber pensando.. Un ojo la miraba de frente y el otro estaba rojo venoso inclinado a sus pechos. Nunca imaginé ver el horror y escuchar los gritos de espanto de ella. Pues, fue culpa de ella por salir con ese escote. Ojo porno. Ojo seco. Ojo loco.

    A palabras necias…
    María Fernanda es la chica más dulce que he podido conocer. Tiene una sonrisa perfecta. Sonrisa de ángel. Piel blanca y tersa. Sus manos son como de una niña grande, delicadas, suaves, bien cuidadas. Su caminar tan suave, armónico y acompasado hacen que su larga cabellera se mueva de un lado para el otro causando un efecto hipnótico en quienes la miran ir o venir. En cualquier parte a donde vaya los hombres le dicen piropos cuando ella está pasando pero ella no se inmuta, nunca los toma en cuenta. En una ocasión un chico se le puse delante y le dijo lo pensaba de ella. Por un momento sólo lo observó. Sonrió. Y dijo –Lo lamento, soy sorda no puedo escucharte si me hablas, pero si lo haces frente a mí puedo entenderte perfectamente.

    El dedo fantasma.
    Nunca supe lo valiosa que es cada parte de nuestro cuerpo. Nunca pensé en lo difícil que sería poder coger una pluma en una mano a la que le falta el pulgar. Mi mano se ve extraña. La siento extraña. Siento que mi dedo está ahí, pero es como un recuerdo insistente palpitante y agresivo que nunca se va. Está ahí, sabes que está ahí, pero no puedes tocarlo. Miro mis dedos y me siento como pato. Si tan sólo hubiera hecho caso a lo que me decían. Si tan solo no hubiera tratado de sacar el pedazo de madera de la sierra mientras estaba prendida. Todavía puedo sentir el dolor del metal cortando la piel y el hueso. Como la sangre me salpicó toda la cara. Recuerdo el dedo colgando de un hilo de piel, la sangre corriendo por la mano. Pensé que moriría. Recuerdo el sonido rápido y agudo que emitió la sierra mientras me cercenaba y no hablar del grito de mi compañero cuando vio la sangre en la pared.

    ResponderEliminar
  5. Hola César, aunque no comentaste mi párrafo, pues igual yo comento sobre los tuyos.

    Lo primero, que me parece que se pasan de la extensión que, según lo que nos indicó Solange, constituye un párrafo. Al principio el mío también me quedó largo, pero me puse a la tarea de encontrar lo que podía eliminar sin que la historia perdiera sentido y pienso que quedó bien.

    Ahora sobre tus historias, a mi personalmente me parece que se logra el objetivo con "A palabras necias" Describes al personaje, y no es hasta el final que nos enteramos cual es su defecto, lo cual me parece más interesante. Y lindo pensar en la posibilidad de que siendo bonita se pueda caminar por la ciudad libre de comentarios morbosos porque no los puedes escuchar. El título también muy sarcástico, es lo que quería para mi historia pero no se me ocurrió nada así.

    En los otros como que te vas directamente al defecto y no sé, ese enfoque no me parece tan interesante. En el de Ana María, aunque la describes, y esperas hasta el final para su defecto, queda como forzado en mi opinión. Así es que voto por "A palabras necias", excelente trabajo en ese!

    Gracias Viviana por comentar mi párrafo en mi blog, espero los comentarios de Solange y el resto.

    ResponderEliminar
  6. Hola, yo escribí sobre una discapacidad, no sobre un defecto físico. Tengo una sola clase así que no estoy muy segura de la extensión que debería tener el párrafo, en todo caso cumplo con mi deber a tiempo :) Me encantaron tus historias César! Mel con la caracterización de tu párrafo se puede visualizar al personaje perfectamente.

    Saludos,

    Ade.


    Papel quemado

    Doblado en un rincón poco iluminado, cabizbajo y casi derrotado, se lamentaba Patricio, un papel de oficina albino que consideraba tener una desventaja que no podía estar más alejada de la realidad: era demasiado blanco. ¿Cómo ser más llamativo e interesante para Elena, aquella bellísima cartulina rosa, mate y perfumada? Patricio decidió actuar. Cercano a él se encontraba un encendedor de color rojo brillante con detalles tribales de color negro llamado Mike, su actitud era desafiante y rebelde, el cómplice perfecto. Esperaron a que caiga la noche y tras discutirlo brevemente, Mike comenzó a graduar su llama lo más alto posible y de abajo hacia arriba lo proveyó de un color sepia. Patricio había logrado su objetivo pero poco antes de poder celebrar, una distracción del encendedor acabaría con el futuro que había imaginado. La llama era tan alta que aunque despertó a todos, nadie pudo detenerla. Elena desde el armario vio toda la escena. Nunca supo su nombre.

    ResponderEliminar
  7. Queridos locos, contesto esta tanda ahora, esperando que el resto se sume luego:

    Mel y César, tienen comentarios en sus respectivo bloggs, pero lo resumo diciendo que Mel tiene buen manejo de la tensión y buenas descriopciones. Las descripciones son las que caracterizan a los personajes, ergo, el narizón está bien caracterizado y dan ganas de saber qué mas pasa. Te recomiendo leer " la noche de los feos" de Mario Benedetti, de seguro lo encuentras en la net.
    César, me quedo con el fragmento del ojo loco porque es muy diferente a lo que he leído de ti hasta ahora, es muy diferente, muy fresco, muy relajado y divertido, pero la mejor de todas es la del dedo, está muy bien descrito. Ambos bloques podrían estar en un cuento sin mayor problema y funcionar bien. Te recomiendo leer algo de Juan José Millás del bloque Cuerpo y prótesis, él está obsesionado con las amputaciones y los cortes... pero no resulta grotesco.
    Ade, es muy narrativo, te dije en la primera observación que podría ser madera para una historia pero la prioridad es describir y no narrar, funciona como cuento pero debe funcionar más como descripción. Háblame de como es el papel, como se siente, de su complejo, de lo que sintio cuando la papelita salía con el papel bond ( ¿te sabes ese chiste?) o con el negro del papel carbón y el sufre en lo más secreto de su ser de celusa... detalles, detalles.

    Nos seguimos hablando.
    Ade, esto mismo repetiré en tu blogg.
    Ahora, a pensar la historia.

    ResponderEliminar
  8. Suena super interesante lo de "La noche de los feos". Gracias Sol por la sugerencia!

    Ade, voy a comentar en tu blog : )

    ResponderEliminar
  9. Hola. Lamento no haber podido hacer los comentarios respectivos antes. Mel eres como la alarma en mi organizador que me recuerda lo que recuerda lo que debo hacer... jejeje. Gracias. A veces ando volado.

    Mel, me encantó tu historia. La forma orgullosa, pasiva y premeditada que tiene la nariz para mostrarse. Pude ver una nariz con un ego hasta el cielo, su maldad, en fin. Buenísima la historia.

    Ade, me gusto la narración. Muy buena! debo admitir que está super bien relatada. Pude imaginarme como sucedía todo. Espectacular.

    Sol, gracias por lo comentarios y por la sugerencia. Voy a leer al ser escritor que me recomiedas.

    Voy a publicar dos más que hice a ver que les parece.

    César.

    ResponderEliminar
  10. MEDIO HERMANO
    Después de sentir un impulso cargado de adrenalina, él se preparaba para mostrarse airoso, céntrico, soberbio con todo el ímpetu que lo caracterizaba sin importarle aplastar a sus 4 hermanos. Sin embargo, éstos sabiendo lo que sucedería después, luchaban con todas sus fuerzas interponiéndose, moviéndose como olas agitadas por el viento que anuncia una tormenta en altamar, tratando de oprimir al hermano mayor, al más grande, al grueso, al único que con su sola presencia puede detonar a la ira y ponerla como abanderada de las emociones para provocar un estallido que se resumirá en la intervención de todos los hermanos apretados contra la palma para reventar a golpes al poseedor del medio incitador.

    PENE CON PENA
    Pequeño, delicado, cubierto desde su inicio hasta su fin está un pene con pena. Arrugadito en su totalidad no se muestra, no quiere mirar, no quiere salir de su refugio, no quiere soltar su frazada y sacar sus ojitos para mirar el mundo, para respirar, para conocer, para vivir. Su pena era profunda porque había sido burlado, humillado, abochornado por quienes se disponía amar. El amor era algo no experimentado. El origen de su pena comenzaba por su sensación de pequeñez. Inútil, simple, menos que normal se repetía con fastidio desde su refugio. Lo atormentaba saber que había otros más grandes, más llenos de vida, más juguetones que miraban al mundo de frente, que habían dejado la frazada para experimentar, para vivir, para disfrutar. Esto lo consumía, lo deprimía, lo entristecía. Se avergonzaba de sus raíces asiáticas deseando que éstas fueran africanas. No comía, no veía el mundo, no reaccionaba hasta que un día simplemente murió. Decidió dejar de respirar. Su espíritu huyó dejando atrás un cuerpito chiquito, encogido, arrugadito en la flacidez total y absoluta. ¡Era libre, era libre! Ya no tenía que preocuparse de su físico. ¡Ya no más! Para encarnar buscaría animalitos. Se imaginaba en carreras, en equitaciones, en una feliz, nueva y rozagante vida.

    ResponderEliminar
  11. César ¿y si con todos esos fragmentos creas algo llamado " el circo de los mounstruos"? Estoy pensando en un relato experimental tipo mosaico. Claro que un hilo conductor debe unir los fragmentos. Te lo dejo de tarea.
    Me gusta lo de medio hermano, es bastante escatológico. Lo de pene con pena, el título es pegajoso pero el desarrollo se queda en la descripción, el pene de un japonés que practica sumo. Piensa en lo de tus mounstruos. Sol

    ResponderEliminar
  12. Me parece genial crear el "circo de los monstruos", todas las historias encajan perfecto. Son cortas y atractivas, la del ojo loco no se cuantas veces la he leido jajaja me encanta.

    Ya tengo mis primeros comentarios en mi BLOG! Soy feliz!

    ResponderEliminar
  13. Gracias César por tu comentario de mi historia! Jaja, que chiste lo de ser tu alarma. Si, la organización es mi fuerte pero el problema es que a veces se me olvida que todos trabajamos diferente y eso me causa corajes innecesarios : /

    Ya veo que "El ojo loco" ha pegado. La verdad es que los "fenómenos de circo" de César están buenísimos.

    ResponderEliminar
  14. PUBLIQUÉ ALGO MÁS EN MI BLOG: cesarescribiendo.blogspot.com

    Se titula: Cómplices malditos

    ResponderEliminar
  15. Mi intento por caracterizar a Patricio:

    "de un impecable color blanco, de rugosidad casi imperceptible y acabado brillante. Al agitarlo se podía escuchar el sonido que hacen los papeles con un gramaje importante...pero todo lo perfecto que se observaba en la superficie contrastaba con su caracter sombrio y triste, atormentado. En el interior, un gran complejo, su color. No le importaba ser reciclado, kraft, carbón, cambiaría todo por dejar de ser un papel bond extra blanco satinado, albino..."

    ResponderEliminar
  16. Realmente chicos ustedes son muy buenos en sus descripciones. Estuve buscando por mi mundo a mi personaje y lo que logré fue esta figura que guardaba en mi memoria.

    Yolanda

    Su figura encorvada descansaba en la silla de ruedas, como un monigote para ser quemado a fin de año. Las manos descarnadas y engarrotadas, posadas en su falda, sin fuerza. Los labios torcidos en un gesto no controlado, permitía la salida de un hilillo de saliva por la comisura izquierda; aquel rostro marcado por las arrugas del tiempo y con rastros de juventud … denotaba una gran tristeza, tristeza marcada por la mirada aún viva y opacada por las lágrimas que afloraban cual goteras. Ella, consciente de su enfermedad degenerativa, esa que la mantiene atada a un cuerpo, buscaba mi mirada para hacerme recordar que sigue viva aunque no lo quiera.

    ResponderEliminar
  17. Zarzamora, tu personaje parece de pelicula de terror, pero no me queda claro qué edad tiene y qué padece, tiene contradicciones que me hacen difícil terminar de visualizarla. Por ejemplo, dice que tiene arrugas pero que tiene rasgos de juventud, que está triste pero su mirada es viva. No me queda claro.

    ResponderEliminar
  18. Hola Sol, acabo de leer el cuento "La Noche de los Feos" pero no me gustó. Aparte que lo encontré bastante deprimente, siento que no fluye con naturalidad. Quizás porque tiene muchas oraciones cortas, no sé, pero me pareció raro.

    ResponderEliminar
  19. Voy a trabajar en lo del Circo de los Monstruos cerrando con la mujer manguera... jajaja.

    Bueno, ya tengo algunas opciones por ahí. Sol, sólo necesito que me ayudes con más info sobre los mosaicos. Eso es nuevo pa' mí.

    ResponderEliminar

Seguidores