miércoles, septiembre 16, 2009

Amor cibernauta ( Diego Muñoz Valenzuela)


Lectura de cuento sugerido, sesión cuatro.
A todo esto, este escritor de cuentos cortos es fantástico.
Elementos a considerar: El personaje, otra vez


Se conocieron por la red. Él era tartamudo y tenía un rostro de neanderthal: cabeza enorme, frente abultada, ojos separados, redondos y rojos, dientes de conejo que sobresalían de una boca enorme y abierta, cuerpo endeble y barriga prominente. Ella estaba inválida del cuello hacia abajo y dictaba los mensajes al computador con una voz hermosa, pausada y clara que no parecía tener nada que ver con ella; tenía el cuerpo de una muñeca maltratada. Fue un amor a primer intercambio de mensajes: hablaron de la armonía del universo y de los sufrimientos terrestres, de la necesidad del imperio de la belleza y de los abyectos afanes de los mercaderes de la guerra, de la abrumadora generosidad del espíritu humano que contradice la miseria de unos pocos.


Leían incrédulos las réplicas donde encontraban una mirada equivalente del mundo, no igual, similar aunque enriquecida por historias y percepcio­nes diferentes. Durante meses evitaron hablar de sí mismos, menos aún de la posibilidad de encontrarse en un sitio real y no virtual. Un día él le envió la foto digitalizada de un galán. Ella le retribuyó con la imagen de una bailarina. Él le escribió encendidos versos de amor que ella leyó embelesada. Ella le envió canciones con su propia voz, él lloró de emoción al escuchar esa música maravillosa. Él le narraba con gracia su agitada vida social, burlándose agudamente de los mediocres. Ella le enviaba descripciones pormenorizadas de sus giras por el mundo con compañías famosas. Ninguno de los dos jamás propuso encontrarse en el mundo real. Fue un amor verdadero, no virtual, como los que suelen acontecernos en ese lugar que llamamos realidad.



(*) Este microcuento forma parte del libro ANGELES Y VERDUGOS , publicado en 2002 por el autor, bajo el sello de la editorial Mosquito.


Por si quieren leer algo más de Diego:

http://diegomunozvalenzuela.blogspot.com/




3 comentarios:

  1. Excelente. Me gusta la analogía con las metiras entre las personas que realmente se "conocen" y son pareja por mucho tiempo y no es hasta que se casan que comienzan a descrubrir las verdades que matan de los otros. Todos pretender ser quienes no son. Usan las máscaras para mostrar lo que quieren mostrar y no mostrar lo que les aterra de ellos mismos.

    ¡Excelente!

    ResponderEliminar
  2. A veces por Internet se puede llegar a saber más de una persona, porque la falta de contacto físico, puede dar paso a un verdadero contacto de las almas.

    Siento que falta un desenlace, algo dramático, no cabe un final de cuento de hadas en esta historia.

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces escribir nos ayuda ha aflorar nuestros verdaderos sentimientos, temores, realidades, deseos y profundos dolores que no nos atrevemos a decir o realizar; por temor de enfrentar al mundo.

    Siento que la historia se quedo sin desenlace....

    GG

    ResponderEliminar

Seguidores