miércoles, noviembre 18, 2009

Mariposas por Samatha Schewlin


Siguiendo con el hilo conductor del terror y los universos perturbados, a continuación les presento, para su comentario el cuento Mariposa de la ya conocida Samantha Schewlin. Su estructura es bastante clásica y su final, revelador. Les recuerdo que deberán estar ya leyendo los cuentos de Poe: Él retrato oval, La caída de la casa Usher, el señor Baldemar y La máscara de la muerte roja. Cuando haya novedades en sus blogs, o los hayan creado, por favor, notificarme y al resto de los compañeros. Buena semana. Habrá otro cuento, el viernes. Espero sus relatos de terror.


Ya vas a ver qué lindo vestido tiene hoy la mía, le dice Calderón a Gorriti, le queda tan bien con esos ojos almendrados, por el color, viste; y esos piecitos… Están junto al resto de los padres, esperan ansiosos la salida de sus hijos. Calderón habla pero Gorriti solo mira las puertas todavía cerradas. Vas a ver, dice Calderón, quédate acá, hay que quedarse cerca porque ya salen. ¿Y el tuyo como va? El otro hace un gesto de dolor y se señala los dientes. No me digas, dice Calderón ¿Y le hiciste el cuento de los ratones…? Ah no; con la mía no se puede, es demasiado inteligente. Gotorri mira al reloj. En cualquier momento se abren las puertas y los chicos salen disparados, riendo a gritos en un tumulto de colores, a veces manchados con tempera, o de chocolates. Pero por alguna razón, el timbre se retrasa. Los padres esperan. Una mariposa se posa en el brazo de Calderón, que se apura a atraparla. La mariposa lucha por escapar, pero el une sus alas y la sostiene de las puntas. Aprieta fuerte para que no se le escape. Vas a ver cuando la vea, le dice a Gorriti sacudiéndola, le va a encantar. Pero aprieta tanto que empieza a sentir que las puntas se empastan. Desliza los dedos hacia abajo y comprueba que la ha marcado. La mariposa intenta soltarse, se sacude y una de las alas se abre al medio como un papel. Calderón lo lamenta, intenta inmovilizarla para ver bien los daños, pero termina con quedarse con una parte del ala pegada a uno de sus dedos.
Gorriti lo mira con asco niega, le hace un gesto para que la tire. Calderón la suelta. La mariposa cae al piso. Se mueve con torpeza, intenta volar pero ya no puede. Al fin se queda quieta, sacude las alas, pero ya no intenta nada mas. Gurriti le dice que termine con eso de una vez y el, por el propio bien de la mariposa por supuesto, la pisa con firmeza. No alcanza a apartar el pie cuando advierte que algo extraño sucede. Mira hacia las puertas y entonces , como un viento repentino hubierse violado las cerraduras, las puertas se abren, y cientos de mariposas de todos los colores y tamaños se abalanzan sobre los padres que esperan. Piensa si irían a atacarlo, tal ves piensa que va a morir. Los otros padres no parecen asustarse; las mariposas solo revolotean entre ellos. Una ultima cruza rezagada y se une al resto. Calderon se queda mirando las puertas abiertas, y tras los vidrios del hall central, las salas silenciosas. Algunos padres todavía se amontonaban frente a las puertas gritan los nombre se sus hijos. Entonces las mariposas, todas ellas en pocos segúndos, se alejan volando en distintas direcciones.Los padres intentan atraparlas. Calderon, en cambio, permanece inmóvil.No se anima a apartar el pie de la que ha matado, teme, quizás, reconocer en las alas muertas los colores de la suya.

4 comentarios:

  1. Creo que el arte es policénico (no sé si se escribe así), porque en lugar de inspirarme terror me dio pena.

    No me encantó...me quedo con En la Estepa.

    ResponderEliminar
  2. A mi también me causó pena y algo de angustia al imaginar lo que siente el padre ante la posibilidad terrorífica de haber matado a la hija.

    Recordando el simbolismo de "En la Estepa" en referencia a la fertilidad, aquí también lo veo claramente ya que los hijos comenzamos como orugas necesitadas de la protección de los padres, hasta que un día nos convertimos en mariposas con deseos de volar lejos. Algunos padres no pueden lidiar con esto y tratan de cortar las alas de sus hijos, acabando con sus sueños. Y sin seguir nuestros sueños, ¿no estamos un poco muertos?

    ResponderEliminar
  3. Para ser sincera a mi me pareció extraña. No me llamo la atención. Aunque la lei dos veces para cogerle el gusto en algun lado pero...no. Me quedo con "El gato negro" , "La pata de mono" y la ultima que lei "Corazon delator". Esta no tiene nada de emocion ni de suspenso, solo senti "vacio" cero emocion.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo creo que en este punto me gustaría que Sol nos ilumine acerca de las comparaciones. Desde mi casi nula base teórica y mi nivel decente de experiencia como lectora, no creo que la última comparación sea válida.

    Pienso que es interesante analizar influencias de géneros, estilos, etc. Por ejemplo, en Cortázar que fue uno de los principales traductores de Poe, encontramos ciertos ecos del maestro del terror, y luego en Samantha S. como yo lo dije en el primer cuento que leímos de ella, te queda al final un sabor a Cortázar.

    También es interesante una comparación como la de Ade. Entre dos cuentos del mismo autor. Podemos decir en este caso, me gustó más "En la Estepa" que "Mariposas" analizándolos dentro del estilo del autor.

    Pero considero que no podemos comparar a una escritora joven con un maestro de maestros, cuento contra cuento. Sería como que dentro del mundo del cine comparáramos "Abre los ojos" con "Psicosis" Simplemente no cabe la comparación.

    ResponderEliminar

Seguidores